• ADHO

Crónica de un taller de ITV para consultoría

Hace ya un tiempo, personas cercanas a la Asociación DHO (Desarrollo Humano y Organizacional), tomamos la metáfora de la ITV (nacida en un programa de autogestión con personas con discapacidad intelectual) como oportunidad para hacer una puesta a punto y un chequeo a nuestro sistema a partir de nuestros roles profesionales. El objetivo era dar respuesta a uno de los proyectos de nuestro plan de acción como Asociación, y hacerlo de una manera sugerente, evocadora y coherente con nuestro propio enfoque teórico (el Desarrollo Organizacional-DO).


Esta idea ha tomado forma en el Encuentro de socias y socios de la Asociación DhO que celebramos en Sedano (Burgos) entre el 20 y el 22 de septiembre. En un paraje inspirador y guiados por Juan Carlos Morcillo, Carla López y Manolo Blanco, decidimos ponernos a punto, pasar una ITV como consultores y consultoras y hacer un chequeo a nuestro sistema para conocer el estado de nuestros vehículos y analizar qué y cómo podemos mejorar.




Las personas que han guiado el taller han reconocido el reto que ha supuesto la propuesta, por el desafío que entraña siempre hacer meta consultoría: al hacer ese ejercicio afrontamos el vértigo de descubrirnos, vernos en el otro lado, encajando las preguntas poderosas y complejas que, en otros contextos lanzamos con, tal vez, cierta ligereza. Juan Carlos, Manolo y Carla reconocían que “El hecho de que un consultor o consultora quiera jugar a autoinspeccionarse es para nosotros un acto de honestidad y de humildad.”


El taller fue la metáfora poderosa que llenó de símbolos la propuesta durante un día completo. Fue así como se logró mantener vivo el fuego del juego en todo momento. El vestuario de los mecánicos-dinamizadores es buena muestra de lo que se desplegó en Sedano. A esta magnífica puesta en escena siguió la broma de hacer ocupar a cada persona una plaza de parking (y no una mesa y una silla en la sala), así como el lenguaje utilizado en todo momento: vamos a ver cómo andamos de cambios de dirección, de frenos, ¿qué tal el motor?, etc. El colofón fue incluir, al final de chequeo de resultados y acorde con ellos, un espacio para la oferta de ajustes y recambios (técnicas de consultoría para el cambio y de desarrollo personal), cerrando la jornada con la entrega de la pegatina de la ITV ya pasada.





Esta actividad de la ITV, ya experimentada en otros ámbitos y sectores, demostró, una vez más, el enorme potencial del juego y el sugerente poder de pensamiento al que nos llevan las buenas metáforas. Este no ha sido un taller fácil, aunque lo parezca en su sencillez, pues la exigencia hacia las personas participantes ha sido alta y se precisa de un momento personal - profesional de apertura para aprovechar bien los ítems que se fueron proponiendo como autorevisión.


Sabemos que la propuesta no ha sido sólo una autoevaluación profesional sino también personal. Y aún sabiéndolo, seguimos sorprendiéndonos con ello, con lo que experimentamos y vivimos al girar los focos hacia nuestro interior. Pero como reza uno de nuestros mantras del DO, no es la O lo que hay que emplear, sino la “Y”: Desarrollo humano Y Organizacional.


Los técnicos del Taller nos dejaron este mensaje que desde aquí ya les agradecemos:

“Esperamos que esta propuesta haya sido tan enriquecedora para los vehículos que participaron en el encuentro de Sedano como lo ha sido para nosotros como técnicos de la ITV. Debemos comunicarles hoy que ya recibirán una notificación avisando de su próxima revisión. Gracias por utilizar nuestros servicios.”


Esta experiencia ha dado lugar a otras propuestas (equipos de trabajo, grupos de autoayuda...) que tienen algo en común: la invitación a explorarnos desde lo seriamente humorístico y a vernos con la intensidad que muestran los hallazgos de cada participante.


Ah, y todo ello acompañado de paseos, vino y risas.




121 vistas

© 2020 by Asociación DHO

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now