• ADHO

Tempus fugit (José Herrador Alonso)

“El tiempo es la imagen de la eternidad en movimiento.”(Platón)


Se nos terminan las llamadas vacaciones de verano, que no el verano. El tiempo se nos escurre de las manos, como si de una anguila se tratara,  sin apenas darnos cuenta. Esto me sumerge en una angustiosa melancolía ante la impotencia de no controlar esta dinámica inevitable y necesaria. Todo es efímero y cambiante. Los últimos días están transcurriendo con mayor rapidez. Bergson dice que el tiempo es pura duración subjetiva. Lo que cuenta no son las horas que marcan los relojes sino la intensidad de lo que vivimos. En el film del “Séptimo sello” me impactó una imagen de un reloj de estación sin manecillas que indicasen la hora.

Ser consciente de esto comporta también nuestro proceso de madurez aceptando esta realidad e integrándola en nuestro modo de vida: Cambiar para vivir, cambiar para morir. Esto me recuerda la frase de un frontispicio que no recuerdo: Desde el momento que nacemos empezamos a morir.


Agosto parece no terminar nunca. Sin embargo se inicia un ajetreo extraño e inquietante, similar al de las aves migratorias: La vuelta al cole, la vuelta a la escuela, la vuelta a la “UNI”, la vuelta a nuestra actividad asociativa, la vuelta al trabajo y a las obligaciones que todos tenemos. 




Debemos seguir con nuestros  encuentros a través de las comunidades de aprendizaje (unas más firmes que otras). Tenemos menos tiempo para los objetivos que nos propusimos. Nos parecía un plazo razonable (más de un año), pero el tiempo inexorablemente va pasando, y aunque hemos cubierto algunos objetivos nos quedan otros muy importantes: Es necesario cerrar los TFM, presentar los trabajos, analizarlos y valorarlos, cerrar el proceso formal del máster, pensar en el futuro y planificar dicho futuro.


Y todo ello conectado con el gran reto que nos propusimos: Celebrar el Primer Congreso abierto.


Presentarnos a la Sociedad con un traje de fiesta bien cortado e hilvanado.

Todo esto se me antoja ambicioso pero apasionante y motivante. Nos invita a encontrarnos para alimentar nuestros espíritus a través de la participación que los sistemas definidos nos facilitan. En conjunto lo veo con ilusión y echando la vista atrás constato que avanzamos. El futuro es nuestro,  lo creamos nosotros.

3 vistas

© 2020 by Asociación DHO

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now